Las carrilleras de cerdo, es una de las partes más sabrosas de la denominada casquería. Este músculo, ubicado en la cabeza del animal es el ingrediente estrella de muchos de los guisos.

 

Aparte de en el cerdo, esta pieza de carne se encuentra en otros animales como en la ternera o el cochinillo.

 

En esta ocasión vamos a hacer la famosa receta de carrillera de cerdo ibérico al vino tinto, la mezcla del sabor de la carne y un buen vino hacen que este plato tenga un sabor irresistible.

 

Como preparar carrillera de cerdo en salsa de vino tinto

 

Ingredientes (para 4 personas):

 

  • 8 carrilleras de cerdo ibérico
  • 2 zanahorias
  • 2 puerros
  • 2 dientes de ajo
  • 200 ml de vino tinto
  • 200 ml de agua
  • Harina de trigo
  • Tomillo
  • Romero
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

 

 

Tiempo de preparación: 2 horas y 45 minutos.

 

Nivel de dificultad: Fácil

 

Carrillera de cerdo al vino tinto paso a paso

  

Pelamos la cebolla y la cortamos en trozos pequeños junto con el ajo. Lavamos y limpiamos la zanahoria y el puerro, los troceamos al estilo juliana. Tendríamos las verduras listas, pero las reservamos para más adelante.

 

Es el momento de ponernos con la carrillera de cerdo ibérico, salpimentamos las carrilladas y después las envolvemos con harina por ambos lados.

 

 

Ponemos a calentar la olla con un poco de aceite de oliva a fuego medio, cuando notemos que está caliente echamos las carrilleras. Cuando veamos que la parte de abajo está dorada, le damos la vuelta para que se cocine por ambos lados y de paso la carne se quede sellada. Una vez tengamos lista las carrilleras de cerdo, es el momento de sacarlas de la olla y reservar.

 

Utilizamos las verduras que habíamos cortado previamente, las incorporamos en la olla que hemos usado para la carne y las dejamos cocinarse durante unos diez minutos. Cuando veamos que la cebolla adquiere un color transparente, retiramos la verdura de la olla y reservamos.

 

 

Mezclamos en la misma olla, las verduras y las carrilladas. Echamos el romero, el tomillo y lo regamos todo con vino.

 

Calentamos a fuego medio para que desaparezca el alcohol durante unos 2 minutos, añadimos agua. A continuación, dejamos cocer durante dos horas a fuego lento para que las carrilleras de cerdo se cocinen y absorban el sabor.

 

Cuando pasen las dos horas, retiramos la olla del fuego. Ponemos la carrillera guisada en una fuente, el resto de ingredientes les dejamos en la olla y les batimos con la batidora hasta que tengamos una salsa totalmente líquida.  

 

Una vez triturados todos los ingredientes, los calentamos de nuevo a fuego medio durante 5-10 minutos.

 

Nuestra receta ya estaría lista, toca emplatar. Para ello, servimos las carrilleras ibéricas en un plato y le echamos por encima la salsa de vino tinto. Para que sea aún más contundente, podemos acompañarlo de una guarnición de patatas o de un puré de patatas.

 

 

Truco: Si queremos que nuestra salsa tenga un color más oscuro, podemos añadir también tomate. Lo ideal es cocinarlo troceado, y seguir el mismo procedimiento que con el resto de verduras.

 

 

Si eres un amante de la casquería, te recomendamos que pruebes las mollejas de cordero lechal. Este tipo de carne se puede cocinar tanto en guiso, como frita o rebozada.