El cachopo de ternera, es un plato típico de la zona de Asturias. Su aspecto es similar al del san jacobo, o al del cordon bleu. La única diferencia que existe es el tamaño, ya que se le puede considerar al cachopo gigante si le comparamos con los otros dos.

 

¿Qué es el cachopo?

 

Para poder entender mejor el concepto de este producto cárnico, hay que destacar que se caracteriza por su enorme tamaño. Normalmente un cachopo, suele ser consumido por 2 personas.

 

Su textura crujiente por fuera, y el delicioso sabor de la carne con el queso fundido por dentro, hacen que este plato sea todo un manjar.

 

 

A pesar de que existen de muchas variedades (cecina, queso de cabra, jamón york…), el más sabroso de todos es el que lleva jamón serrano y queso de oveja. Por esta razón, os explicamos como hacer un cachopo, para que lo puedas probar sin moverte de casa.

 

Receta del cachopo de ternera

 

Ingredientes (4 personas):

 

 

Para el rebozado: 

 

  • 2 huevos grandes
  • 100 g de harina de trigo
  • 200 g de pan rallado
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva 

 

Nivel de dificultad: Fácil

Tiempo de preparación: 10 minutos

Cómo hacer cachopo asturiano

 

Lo primero que tenemos que hacer, es asegurarnos que los filetes de ternera tengan un grosor fino. De lo contrario, deberemos envolverlos en papel de plástico y golpearlos hasta que queden más aplastados y alargados.

 

Preparamos 3 fuentes, en las que pondremos los huevos batidos, la harina y el pan rallado por separado. Cada recipiente llevará un ingrediente, que nos servirá para ir  rebozando nuestra carne paso a paso.

 

Para cada cachopo, necesitaremos 2 filetes de ternera de similar tamaño. Un truco a la hora de freírlos, es retirar previamente los nervios o telillas que contengan para evitar que reduzcan su tamaño al freírlos en la sartén.

 

Cuando tengamos limpios los filetes, los estiramos y salpimentamos a nuestro gusto. A continuación, ponemos encima de un filete, la loncha de jamón serrano y sobre ella pequeños trozos de queso que habremos partido de nuestra cuña.

 

Sellamos el cachopo, poniendo el otro filete de ternera por encima. Lo fijamos todo bien, apretando los bordes. De esta forma, evitaremos que se pueda salir el contenido que lleva dentro.

 

 

Llega el momento de empanarlo, para ello lo introducimos en harina, huevo y pan rallado en este orden. La harina hará que se adhiera mejor la carne, el huevo batido hace la función de pegamento con el pan rallado. Este último, nos dará una capa con una textura crujiente.

 

 

Una vez hecho el rebozado, comprobamos que quede bien cubierto por ambos lados. Calentamos abundante aceite en una sartén grande, a fuego medio alto. Cuando notemos que empieza a coger calor, introducimos el cachopo. Lo dejamos freír durante 2-3 minutos.

 

 

Pasado es tiempo, veremos que adquiere un color dorado. Lo retiramos del fuego, nuestro plato ya estaría listo. Para evitar que quede muy aceitoso, es recomendable dejar reposar nuestro cachopo de ternera sobre un trozo de papel de cocina absorbente un par de minutos.

 

 

Repetiremos el mismo proceso con los dos filetes de ternera, para tener nuestros dos cachopos para 4 personas.

 

A la hora de comerlo, se puede servir nuestro cachopo acompañado de una guarnición de patatas o pimientos.